martes, noviembre 28, 2006

Natto


El natto es un derivado y resultado de la fermentación del poroto de soja. Es un alimento tradicional en las comidas japonesas desde hace miles de años, y ahora se ha descubierto y por lo tanto incorporado en la alimentación occidental.
El natto contiene valiosos nutrientes como vitaminas, encimas y aminoácidos esenciales, además de ser muy digestivo.
Entre algunas de sus virtudes se encuentra la prevención de la trombosis. También ayuda a prevenir la osteoporosis, el sobrepeso y algunas patologías intestinales.
Total, un auténtico chollo, un descubrimiento fantástico que sólo tiene un pequeño problema: o lo amas, o lo odias para siempre.
Mi experiencia personal ha sido que, cuando he brindado a mi comensal de turno a probarlo, por lo general he obtenido una auténtica reacción de repugnacia. -Agh! pero qué diablos es esa mierda?
Visualmente ya no ayuda en nada porque esas pequeñas judías vienen envueltas de un pegajoso e hilachado moco que no es otra cosa que el fermento.
De aquí precisamente, viene su secreto y su grandeza. O lo amas, o lo escupes. No hay intermedio.
Yo tuve la suerte, que después de mi sorpresa y duda organoléptica... lo amé. Lo amé fielmente y desde entonces, no hay semana en mi vida que lo guste por lo menos, dos veces.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

natto... me alegro por ti

Lalodelce dijo...

En Sudamérica hay una fruta que se le parece en la consistencia y la textura. Las pepas de la fruta están envueltas en un moco de ligero tinte verdoso. Le llamamos tal cual: moco.

abulafia dijo...

Yo honradamente Joanet, natto que sea muy bueno no lo dudo,es más supongo que tendrá "su qué" pero no creo que me apetezca nunca comerlo.
En la comida japonesa hay afortunadamente otros manjares