viernes, enero 19, 2007

Satay


La segunda etapa de mi viaje fué de Bombay a Kuala Lumpur.
Me atraía conocer Malasia y además me apetecía encontrar a álguien conocido. Cerca de Kuala Lumpur vivía mi amigo David Deveson con su mujer y sus hijas pequeñas. David era un excelente creativo publicitario inglés y los dos habíamos hecho una buena amistad, trabajando juntos en varias campañas. El slogan "Maggi te quiere ayudar" con el logotipo transformándose en un cursi corazón, fué un concepto que nos sacamos de la manga con un inesperado éxito y que el cliente usó durante muchos años; tantos, que incluso acabó convirtiéndose en un clásico.
En Kuala Lumpur pude comer guiado por el experto y fino paladar de David. El conocía bien el terreno que pisaba y me hizo descubrir lugares y rincones que yo jamás hubiera atinado. Comer en Malasia fué una verdadera experiencia gastronómica. La naturaleza multicultural del país generada por la influencia china combinada durante cientos de años con la malaya, india, nyonya y las culturas indígenas de Borneo ha proporcionado un rico legado de cocinas locales y creativos estilos de preparación.
Fueron unos días muy agradables. David y su família vivían en un pueblecito cerca de la capital en una casa de estilo colonial con un montón de gallinas y gansos correteando por el cobertizo. Recuerdo que comimos mucho, tanto en su casa como fuera. De hecho, nos pasábamos el día comiendo. El aroma que surgía de los puestos ambulantes o hawkers ofreciéndote los típicos Satay, brochetas multicolores de pollo adobado y sazonado con especias y acompañados de cebolla, pepino y salsa de cacahuete, los humeantes tazos de laksa, una sopa picante de pescado con fideos muy finos que se toma a cualquier hora del día. El nasi lemak, arroz hervido con leche de coco y se sirve acompañado de sambal ikan bilis, unas anchoas cocinadas con chile, cebolla y pasta de gambas. Toda esta exuberante oferta de colores y aromas te acompañaba todo el día, ya fuera en casetas y lanchas a orillas del rio o en tenderetes al borde de la carretera.
También fuimos un día a cenar de restaurante a Kuala Lumpur. En esa época aún no había empezado el boom urbanístico de la Kuala Lumpur desafiante de hoy. No existían las torres Petronas convertidas en su símbolo de poder económico. Bien mirado tampoco existía internet. Al menos el internet que conocemos hoy y por lo tanto no existían los blogs y en consecuencia, ni la más remota posibilidad que cualquier chorrada escrita como lo estoy haciendo ahora, pudiera ser leída por álguien desconocido en la otra punta del mundo.
Era otro planeta.

6 comentarios:

abulafia dijo...

Un especial viaje, Joanet, el ir y venir enriquece.
Mis felicitaciones

joanet dijo...

Aún estoy a régimen desde el lunes, abulafia. Mis lonely lunches hablarían solo de arroz hervido. Por eso me saqué de la manga esas 'batallitas' pasadas. Así distraigo a mi estómago.

abulafia dijo...

El arroz tiene todas las propiedades, cuídate, Joanet.
Salutacions

mharía vázquez benarroch dijo...

esas chorradas como les llamas son magníficas, déjate de vainas como decimos en venezuela...yo también estuve en Kuala, mi viaje lo pagó la Cocacola, la publicidad siempre generosa jaja...allí me hice4 aficionada a la salsa de maní y leche de coco, con la cual se hace el pollo guisado en mi casa, siempre, y a la laksa, de la cual me traje más de 20 recetas diferentes.
viva la memoria...
abulafia, hola, no puedo entrar en tu blog, mándame la dirección de nuevo, algo falta.
visca el blog!
besos.

joanet dijo...

Des-de tot aquest 'rollo' han passat ja 25 anys mharía. Cullons... era o no era un'altre planeta?

Abulafia dijo...

Ostras... que bueno esos viajes!!, yo , pues yo... que debía estar haciendo entonces?? ah! ya sé criar, criar niñas...oh !!!
Joanet esta mañana en el convento donde trabajo, hemos abierto tu blog y el de Benarroch y los comentarios han sido de absoluta admiración vers a tots dos.
Os felicitamos todo el convento de las Ursulinas por ello.
Ahora va por Benarroch:
Querida Mharia en breve te daré los datos de mi blog hay cosas que por ser artrítica, medio bordelaine,y pelín obsesivilla..calva y medio ciega, y.. dedicarme a otras cosas (obviamente menos interesantes)no puedo ni mucho menos, aspirar que vayan deprisa.
No obstante,: la fé y el trabajo siempre han sido parte de mis principios y puntales de mi vida, (la fé en el trabajo obviamente)y por ello, espero en breve matizar mis dudas y decirte la dirección de mi blog que ahora no podemos abrir, yo tampoco.
Lo confieso humildemente, oh si !
Salutacions Mharía.
Salutacions Joanet.
"Aburridote anónimo", pareces un niño/a aburrido.
Tambien salutacions per tu.
Como dice Mharia Visca el blog !!!
.