miércoles, diciembre 27, 2006

Sopa de miso


Takashi, el chef del restaurante Bun Sichi me ha dicho que hoy por la mañana, el mercado de pescado de Barcelona, ofrecía un aspecto lamentable. Después de tres días seguidos de fiestas navideñas, prácticamente no había pescado autóctono fresco. Esta inelulible razón me ha hecho abandonar mi preconcebida idea -después de tanta proteína animal navideña- de comerme un buen sashimi y así desengrasar mi paladar. El sashimi se ha desvanecido pero la sopa de miso no.
La sopa de miso más que una sopa parece una pócima mágica, ya que según la mitología japonesa, el miso fué un regalo de los dioses para garantizar al hombre salud, longevidad y felicidad. Elaborada a base de soja amarilla disuelta en caldo de pescado (dashi), cebolleta, zanahoria y daditos de tofu, aparte de calentar el cuerpo posee un montón de propiedades: es vital, energetizante, digestiva, embellecedora porque parece que hasta nutre la piel y el cabello, disminuye los efectos del alcohol, tabaco, drogas y sobretodo de la navidad.
That's it.

3 comentarios:

Dolceviola dijo...

Joanet ti ringrazio per gli auguri e ricambio a te e la tua famiglia. Tanti Auguri di Buon Anno.

Lalodelce dijo...

Ja, ja, ja! Yo tambien estoy desintoxicandome de los excesos navidenhos a base de sopa. Es una sopa japonesa casera que hacia mi abuela; en base a caldo de vegetales, claro y colado, asi que es una agua rala pero sabrosa, hojas de espinaca, tofu en tiritas, y como unico sazon: shoyu. That's it too. :)

abulafia dijo...

Sea de la abuela o sea de quién sea, es un manjar, y calentita...entona el cuerpo.