miércoles, marzo 28, 2007

La caldereta


Cuando los días siguen desapacibles, estás en las baleares, no para de llover y la mar está revuelta, el plato que más compensa esta incuestionable circunstancia es una caldereta de langosta. Aquí, en pleno corazón de las Pitiusas y en Formentera, mis amigos la saben preparar de maravilla. El tiene sesenta y cuatro años, ella acaba de cumplir cuarenta, se han casado hace apenas cinco meses y viven aquí, una prorrogada luna de miel. Pienso que son un ejemplo a tener en cuenta mientras yo, en mi papel de Ulises y recién desembarcado en su paraíso, me dispongo a devorar la aromática caldereta, Marta me confiesa su mágica receta:
En una cazuela de barro, sofreímos ligeramente la langosta cortada en medallones. Una vez salteados, los separamos y a continuación, sofreímos la cabeza, añadiendo ajo, tomate y pimiento en brounoisse. Una vez rehogado todo y con la cabeza de la langosta aún en la cazuela, añanimos un caldo de pescado (fumet) y dejamos que el conjunto cueza un mínimo de 20 minutos.
Luego, descascaramos la cabeza, la trituramos y junto con el caldo, pasamos todo por el colador varias veces hasta que quede una crema fina y sin cáscaras.
Ponemos la cazuela de nuevo al fuego con los medallones de langosta, los flameamos con brandy y a continuación vertemos el fumet de pescado dejando que cueza otros quince minutos a fuego lento.
Aparte, preparamos un majado, asando un hígado de rape con ajo y almendras. Lo trituramos con una copa de brandy y perejil hasta formar una pasta consistente. Cinco minutos antes de apartar del fuego la caldereta, añadimos este majado de almendras al caldo.
Dentro de la casa, esta inolvidable y cálida caldereta acompañada de un Penedés Manuela de Naverán, mientras afuera, sigue arreciando el temporal. Mi barco, amarrado como un caballo asustado en el puerto de la Savina, espera mejor tiempo.
Después de comer, en una larga y distendida sobremesa, cuando la lluvia aún golpea con fuerza los cristales de la casa, mis amigos me dan dan una sorpresa: lo han pensado muy bien y me piden por favor, acompañarme en mi singladura hasta Argélia.
No tendré más remedio que acceder.
Cuando el temporal amaine, zarparemos hacia el Sur.
No fumo. Pero si fumara, éste sería el momento ideal para un Montecristo del 4.

6 comentarios:

Lalodelce dijo...

Oops, se acabó lo Lonely de momento. Esa caldereta suena y se ve de chuparse los dedos.

Un poco *roba cunas* tu amigo, Joanet. :)

Camille dijo...

Uauuuu qué bien, qué bien, ya somos tres !!!

Esa caldereta [y su receta]me ha dado hambre. Qué cosa tan rica!

Me gustan tus amigos, una pareja muy especial. Me gusta este viaje.

Dolceviola dijo...

Ciao Joanet, posso assaggiare??
Che buona!!!!!!!!! SALUTI.

El hombre del tiempo dijo...

Pues tienes para días porque la prevision es que hay temporal para hasta domingo!!!

Anónimo dijo...

Yo la caldereta la hago un poco diferente. Le añado rape y al caldo le pongo ñora. Esta buenisima.

joanet dijo...

Tienes razón lalodelce, no conocía esta expresión y me has hecho reir. Efectivamente es un auténtico "roba cunas".


Gracias camille. El único problema es que el temporal del mediterráneo sur va a seguir durante estos próximos dias.


Puoi assaggiare sempre che vuoi dolceviola... questo è un piatto tipico delle isole baleari.


Si eres el hombre del tiempo, me puedes echar una mano, no?


Con rape no, pero la 'ñora' es un buen ingrediente que no pusimos porque no teníamos.