lunes, marzo 05, 2007

Jet lag


Cuando cambias drásticamente los husos horarios a tu acostumbrado reloj biológico, sientes fatiga y cierta confusión. Mientras estoy escribiendo desde la habitación del hotel, me siento atolondrado y torpe. No cabe la menor duda que esto es el jet lag.
Mi lonely lunch de hoy ha sido un catering aéreo que al contrario de otras ocasiones, no estaba tan mal: arroz blanco con ternera al curry y unas verduras. Pero curiosamente, he observado que a mi ocasional compañero de viaje no solo le han traído su comida antes que la mía, sino que su menú era totalmente diferente. No he podido resistir la tentación de preguntarle por el motivo de esa particular discriminación y, mira por donde, he aprendido una cosa nueva: las aerolíneas te dan la posibilidad de ordenar tu comida especial en el momento de comprar el billete. Un menú vegetariano, kosher, sin lácteos o pobre en grasa.
Yo viajo mucho y lo hago siempre -me dice mi compañero-. Así por lo menos, mi menú aunque también sea de catering, se que está hecho especialmente para mi y por lo tanto, menos masificado.
Yo no viajo tan a menudo como mi vecino, pero me ha parecido una idea brillante pues significa que el menú especial solicitado se prepare de una forma mucho más cuidadosa que el estandar ya que, por la misma condición de ser especial, es vital para la propia compañía aérea quedar bien con el pasajero y que no se elabore de forma incorrecta.
Para beneficiarse de esta opción, simplemente hay que solicitarlo con anterioridad, para que nos lo preparen y nos lo sirvan durante el vuelo.
Dejando ya dormir a mi vegetariano compañero de viaje, mi experiencia personal es que la comida que se sirve en los vuelos de origen europeo y americano está muy por debajo del nivel que ofrecen las compañías asiáticas. Tanto en calidad como en cualidad.
Aunque bien pensado, no va a ser en el avión donde vamos a encontrar las delicias gastronómicas de nuestro viaje.
Simplemente hay que dejar pasar el jet lag y a continuación ponerse las botas en un buen restaurante de la ciudad.

1 comentario:

ANA dijo...

Depende del vuelo, pero el Lunch de ANA o JAL es bastante potable...