martes, noviembre 11, 2008

Higos con Roquefort


A medida que pasan siglos y milenios, nos sorprende constatar que los egipcios ya lo sabían todo. No tenían nuestra tecnología pero tenían otra. Sabían de astronomía, ingeniería, arquitectura, medicina y cocina, tanto o más que nosotros. En lo que se refiere al dulce, conocían y utilizaban las propiedades de la miel, de los dátiles y de esa infrutescencia conocida como higo. El higo, directo del árbol, en papilla o mermelada, satisfacía su pasión por lo dulce. A menudo utilizaban monos domesticados que les ayudaban a recoger los frutos de la higuera.
También existe auténtica pasión por los higos en el Magreb y Mediterráneo Oriental. La higuera (Ficus carica) originaria del suroeste asiático, que la encontramos asilvestrada en lugares rocosos y cálidos del Mediterráneo, es uno de los árboles más antiguos y sabios del planeta. Ha sido capaz de sobrevivir durante millones de años soportando calores extremos y sequías, ayudada eso si, por una avispada avispa simbiótica llamada blastófago que realiza su polinización milenaria introduciéndose dentro de los higos.
Hay higueras femeninas y las hay hermafroditas. Casi nada.
Y rellenas con queso roquefort y piñones están realmente suculentas. Un potente queso mezclado con dulce y cremoso higo. Para acompañarlo, un vasito de Oporto.
Ah, otra cosa. El que diga que el higo es afrodisíaco, está diciendo sandeces. Como siempre.

6 comentarios:

Lalodelce dijo...

No será afrodisíaco, pero sí es altamente sugestivo visualmente hablando.

En mi tierra suelen quemar las hojas de la higuera en una temporada que ya ni me acuerdo cuál es. El olor es abrumador; lo trasciende todo. Mis primeros dolores de cabeza vienen a causa de la mezcla de humo y olor de hojas de higuera quemadas.

Y para apoyar lo escrito por ti, un catedrático iraní en el college donde trabajo suele ser el único docente que trae higos, los comparte, los saborea, y los entiende, como yo. Su mujer, ni hablar. Higos? ... antes muerta! Y es que los hijos de medio oriente saben de lo que hablan. Al fin y al cabo se destetaron con ello.

Ya está higos rellenos de roquefort y nueces para acompañar las truchas al vodka.

Abrazos desde el pacífico norte!

joanet dijo...

Y por no hablar de los higos secos, Mónica.
Desde Egipto, Mesopotamia, Irán, Persia, Yemen a los países del norte de África, aprendieron a desecarlos cambiando su sabor y permitiendo conservarlos durante todo el invierno.
Aquí, en el Mediterráneo occidental, tenemos una primitiva canción rural navideña en catalán que nos dice como se relamían nuestros abuelos:
"Panses i figues,
nous i olives
Panses i figues
amb mel i matò"
Algo así como pasas, higos, nueces, olivas, con miel y requesón.
Toda una orgía.

Ramontxu dijo...

Los higos forman parte de mis recuerdos de infancia, recuerdo que cerca de casa de mis padres en Alella (a 20 km de Barcelona dirección norte), muy cerca del puente sobre la autopista había una enorme higuera sobre la que mis amigos y yo hacíamos unas estupendas cabañas y en la que nos poníamos morados a higos recién recogidos, luego como siempre suele suceder en estos casos alguien arrasó la higuera para construir unas bonitas (y caras) casas unifamiliares y hacer que mi recuerdo no pueda ser compartido por otros niños, claro que yo hablo de cuando los niños jugábamos en la calle, aunque eso es otra historia.

joanet dijo...

Conec molt bè Alella Ramontxu.
Y conozco muy bien la época a la que te refieres. Era antes de que las especulaciones urbanísticas arrasaran los campos donde habían crecido y desde siempre, la higueras, las zarzamoras y los avellanos silvestres. No obstante ahora en su lugar, gozamos de urbanizaciones, barrios residenciales y polígonos industriales.
Todo un avance, claro.

Anónimo dijo...

Todo un banquete visual y gastrónomico, seguro, seguro que está buenísimo.
Y veo que los denostados higos (por aquello de las calorias) siguen vigentes y dan para una lectura tan interesante como la de este comentario.
A mi personalmente me encantan, y una pregunta Joanet..¿qué son antes las brevas o los higos?.
Me parecen que unos son verdes y otros morados/marrones.
Nunca había oido que fueran afrodísíacos, pero bueno ya sabes las teorias que se atribuyen a todo lo que es un poco especial.
Saludos
TX

joanet dijo...

Hola TX. En la primera floración, de junio a julio, se producen las brevas. En la segunda, de agosto a septiembre es cuando tenemos higos.
La higuera además produce un latex, leche blanca e irritante que nuestras brujas locales utilizaban y utilizan para matar berrugas.