viernes, abril 13, 2007

Bife de chorizo


Sólo los argentinos pueden afirmar que su carne es totalmente natural y una de las mejores del mundo. Sus reses, las Aberdeen Angus, Hereford y Shorthorn, no conocen los establos porque nacen, crecen, corren y comen en plena libertad de las vastas estancias pamperas. Además, a mi entender, el corte de carne argentino es magistral. Afortunadamente tanto el bife, como la tira y tapa de asado, el matambre o la colita de cuadril, se pueden encontrar desde hace varios años en España, recién llegados de la Pampa, para saborearlos en cualquier asador argentino o en casa.
Hoy he celebrado mi lonely lunche con un queso provoletta a la parrilla mientras esperaba a que mi bife de chorizo estuviera en su punto. No podía faltar la salsa chimichurri y he acompañado al bife con un excelente Merlot de las bodegas argentinas Alfredo Roca. De postres, un mate. O sea que, para chuparse los dedos. Dicen que el origen de «para chuparse los dedos» se remonta a la época los gauchos cuando, en plena Pampa, su único instrumento para comer y de defensa era un cuchillo llamado facón. Cortaban la carne del asador, la sostenían con la mano y se ayudaban del facón para cortar trozos pequeños que llevarse a la boca.
Hacia el siglo XVII, nacieron estos vaqueros aún sin nombre, que alternaban la vida sedentaria de las estancias con las acechanzas de la vida nómada y aventurera. La palabra gaúcho de origen portugés significa peyorativamente, malhechor. Lo peculiar del gaucho argentino fue, por un lado, su naturaleza errante, y por el otro, su condición de alzado o fugado de la justicia. Razones estas que originaron, en cierta forma, dos arquetipos de gaucho: el real y el literario.
Uno de los primeros creadores de la mítica gaucha fue Hilario Ascasubi que en 1850 hizo la primera definición de estos intrépidos pamperos: "El gaucho es el habitante de los campos argentinos; es sumamente experto en el manejo del caballo y en todos los ejercicios del pastoreo. Por lo regular es pobre, pero libre e independiente a causa de su misma pobreza y de sus pocas necesidades; es hospitalario en su rancho, lleno de inteligencia y de astucia, ágil de cuerpo, corto de palabras, enérgico y prudente en sus acciones, muy cauto para comunicarse con los extraños, de un tinte poético y supersticioso en sus creencias y lenguaje, y extraordinariamente diestro para viajar en solitario por los inmensos desiertos del país, procurándose alimentos, caballos, y demás con sólo su lazo y las bolas."
José Hernández culminó la poética del gaucho con la creación de quizá el libro más famoso de la literatura argentina: El Gaucho Martín Fierro.
Convertida la figura del gaucho en portador del sentimiento nacional argentino, la literatura posterior abundó en idealizaciones y mitificaciones que explotaron el filón creado por José Hernández.
Quede pues el bife de chorizo en un alto pedestal, siempre y cuando la materia prima haya sido criada en la Pampa y por los mismos gauchos, aunque hoy en día, en lugar de un afilado facón, lleven en el cinto un Motorola.

11 comentarios:

mharía vázquez benarroch dijo...

Nada como la tentación de la carne querido Joanet...che querido que maravisha!!!.
salutacions amic

Dolceviola dijo...

Joanet, questa carne mi piace!
Non voglio sbagliare, è ai ferri??

Ciao. Buona domenica.

joanet dijo...

Pozí mharía, es lo de siempre: el pecado de la carne. Bien llegada y bien sentida. Hacía tiempo que no sabía de tí. Supongo que habrás llegado ya de tu viaje oriental!

joanet dijo...

Pozí dolceviola, questa bella costata è di l'Argentina e non è al ferri ma alla griglia con il carbone. Nel mio comentario spiego come è buona questa carne speciale che viene dalla Pampa argentina. Un baccio.

Camille dijo...

A mi que lo que más me gusta es el pescado, doy fe que la carne argentina además de la más natural es la más buena del mundo. Tienen cortes de carne inimaginables. Y la preparan de manera excepcional. Así que combinando el sabor, la textura que es pura mantequilla y el buen hacer en la parrilla, digo que mi carne favorita es un bife argentino.

En cambio prefiero un vino shiraz. Un Trapiche de Mendoza, por ejemplo.

Anónimo dijo...

¿Vos sos argentino?

joanet dijo...

Razón y mucha tienes con el vino Camille, pero me tuve que conformar con la bodega de mi asador visitado!

nini dijo...

Che belle ricettine..!

joanet dijo...

Grazie nini per la tua visita.
Cerco nonostante, di fare un blog senza ricette... soltanto sperienze in tavola.
Ti saluto

Adela dijo...

Hola ! haa sido un gusto encontrar tu blog, y me gustaria como argentina, agregar un buen postre nacional : el postre vigilante : suena extraño su nombre, verdad ?
pues, es simple: una rodaja de queso tipo Fontina y una rodaja de dulce de membrillo. Se lo llama aasi , porque los policias = vigilantes, en poco tiempo y en medio de su trabajo, lo pedian en las cantinas .Y la verdad es muy rico ! saludos ! Adela de Buenos Aires.

anaiv dijo...

Gracias por tan buen comentario sobre la carne argentina y la historia sobre la palabra gauchos, tambien me gusto lo que contaste sobre la "pizza" que comiste en Estambul, tu blog es MUY interesante, recien hoy lo "descubrí" pero volveré a visitarlo
Te saluda desde Argentina.
Anaiv